En tu casa: el monitor

Es tu cómplice en casa. Porque te permite ver, desde dentro, cuanto ocurre fuera.

Cuando llaman a tu vivienda, no solo escuchas el timbre de llamada, sino que, a través de su pantalla, ves quién ha llamado. Puedes, incluso, ver quién se aproxima a tu vivienda, porque tiene una función de encendido manual que puedes utilizar en cualquier momento.


Cuando te llamen, si lo deseas, puedes descolgar el auricular y conversar con el visitante. O accionar un pulsador y activar el abrepuertas para abrir la puerta. Pero también puedes no contestar, o no abrir. Sin dar explicaciones.
El funcionamiento del monitor es prácticamente automático, aunque tiene algunos controles básicos para que puedas regularlo según tus necesidades. Comprobarás que su uso es muy intuitivo.

Más sobre el monitor de videoportero