Es fácil cambiar de portero a videoportero

Sin retoques dentro de casa. Sin pasar nuevos cables. Sin obras en la fachada. Y con flexibilidad absoluta para que cada vecino elija pasarse a videoportero o quedarse con un teléfono, como antes. Así de fácil es esta transformación.