La diferencia de precio entre portero y videoportero es mínima para la comunidad

¿Puede considerarse el videoportero como un extra? Un vecino de mi comunidad dice que no piensa pagarlo porque es una mejora innecesaria.
Cármen Piña, Albacete.

El videoportero no puede ser considerado un extra porque, para ello, su precio debería exceder el importe de tres mensualidades ordinarias y esto, en la práctica, no sucede.
Veamos: la diferencia de precio entre portero y videoportero que debe asumir la comunidad es mínima, ya que corresponde tan solo al precio de la cámara que se integra en la placa. Todos lo demás ―la placa propiamente dicha, el cableado, el abrepuertas― es exactamente igual en una instalación que no tenga video.
Por todo ello, si la junta de propietarios ha decidido colocar un videoportero en la comunidad, todos los vecinos están obligados a pagar las partes comunes de la instalación, tal y como indican los artículos 11 y 17 de la Ley de Propiedad Horizontal.
Posteriormente, cada vecino puede elegir instalar teléfono o monitor en su vivienda.